Sólo es evolución

19.08.2018

Tan pronto como me senté frente al teclado con la intención de reflexionar sobre las conversaciones en las que estoy presente últimamente sobre el mindfulness, recordé que en algún periodo de mis "estudios inconscientes" cursé una asignatura que llevaba el nombre de "Historia del pensamiento".

Historia del pensamiento..., pensé y en mi ignorancia me dije... pues va ser que se reconoce que el pensamiento deja legado histórico, estamos hablando de patrimonio común, de pensamiento colectivo...`pero pronto caí...

Esto defiende a la perfección que en ocasiones se entienda al Mindfulness como una moda, incluso usamos un anglicismo con cierto toque comercial para denominar algo que es instrinsico a los seres vivos desde que posaron por primera vez su cuerpo en este planeta.

Podemos seguir tejiendo automatismos aceptándolo como concepto, con nuestras creencias, esquemas, valores, experiencias, los cien mil avales neurocientíficos, la fundamentación biológica, el PNL, incluso ciertas pinceladas religiosas dependiendo de como cada uno entienda la compasión, el buenismo...

Podemos seguir pagando másters y creernos formadores ... podemos...

Podemos deshacernos de los mecanismos sociopolíticos de control del pensamiento y ser librepensadores... ciertamente podemos... y todo lo que "nos vale" es lo perfecto para nosotros.

También podemos elegir. Elegir abrirnos en canal una y otra vez hasta volver a reencontrarnos con nuestra Esencia, hasta ser...

Yo elijo acompañarte en lo segundo aunque elijas el proceso por lo que explica lo primero. Creo firmamente que como sociedad avanzamos hacía ese desaprender y cultivar la mente ingenua, que desde ahí, sanamos todas las relaciones empezando por la que mantenemos con nosotros mismos. Hablo, de instruirnos en la meditación como vuelta al camino. Un camino plagado de maestros que están en cada una de las personas que nos encontramos...

Ayer, me preguntaban si era terapeuta o maestra. Sé lo que no soy, no soy terapeuta porque soy canal, un medio para que la persona se instruya y trabaje. Comprenda y alcance por sí misma. Menos soy maestra porque no vivo con el ejemplo, mi proceso está aún sembrado de imperfecciones, algunas de las cuales sigo eligiendo conscientemente. Contribuyo a facilitar parte de este camino por el que sin caberme la menor duda, avanzamos como sociedad.